Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

, 30 de noviembre de 2022

#62 Nueva investigación: acuíferos al límite, así hemos dañado nuestras reservas subterráneas de agua

  •   5 minutos de lectura

Aquí estamos de nuevo, con muchos datos y el resultado de una nueva investigación sobre un tema que está pasando bajo el radar de los grandes medios, a pesar de que ya es fundamental en nuestras vidas, fue el salvavidas de las mayores sequías que ha sufrido nuestro país y lo va a ser mucho más conforme la emergencia climática arrecie: Acuíferos al límite, España daña gravemente sus reservas subterráneas de agua.

Seguro que has visto este verano y comienzo de otoño numerosas informaciones sobre el mal estado de embalses, pantanos, las restricciones que ya sufren algunas poblaciones. Este país pone mucho foco en las aguas superficiales. Su importancia es evidente pero además se ven. Donde antes veíamos una gran masa de agua ahora vemos su recuerdo en la zona en que el hormigón cambia de color o allí donde no hay vegetación, afloran antiguos pueblos, la tierra se cuartea.

Pero España tiene un tesoro bajo la tierra al que se presta mucha menos atención porque no sale en la foto, cientos de miles de hectómetros cúbicos de agua subterránea que estaban llamados a ser la reserva presente y futura frente a los periodos secos, que cada vez van a ser más largos e intercalados con periodos de lluvias cada vez más cortos y con precipitaciones más intensas, que provocan escorrentía y se filtran mucho menos al subsuelo. El problema es que este país ha apostado por una agricultura y ganadería tan intensivas que sus demandas de agua y efectos contaminantes han quedado diluidas tras las cifras de su éxito mientras se iban dañando gravemente los acuíferos incluso en los periodos húmedos.

El 44% de las masas de agua subterránea de España está ya en mal estado, ya sea por sobreexplotación (por sacar más agua de la que es capaz de reponer el ciclo natural), por contaminación (sobre todo por nitratos pero también pesticidas, metales...) o por ambas y, aunque no es la única causa, el regadío es con diferencia la principal, a la que se ha unido cada vez con más fuerza la ganadería intensiva.

La cifra es el resultado global de meses de análisis, extracción y estandarización de datos de todos los documentos de los planes de tercer ciclo (2022-2027) de las confederaciones hidrográficas, que deben aprobarse antes de final de año y que España debe presentar ante Europa.  La base de datos que hemos creado la puedes descargar desde este enlace.

Este trabajo se ha complementado con el acceso a otras fuentes oficiales como datos públicos abiertos del IGN, IGME, Ministerio para la Transición Ecológica, Ministerio de Agricultura, Ministerio de Sanidad y los portales de datos de las respectivas confederaciones hidrográficas.

El agua de España en mapas

El mapa 1 es el que nos enseñaron desde pequeños, a los que fuimos a EGB, a los que estudiasteis antes y a los que llegasteis después. El mapa 2 es mucho menos conocido. Son las masas de agua subterránea de España. 804 masas según la última clasificación realizada por las confederaciones hidrográficas, que han aumentado el número de masas con respecto a los planes de segundo ciclo (2016-2021) para mejorar su evaluación. El mapa 3 es la mala noticia, la imagen de las masas de agua subterránea que ya han sido declaradas en mal estado. El problema tiene solución pero muchas de las medidas que se aprobaron en los planes de segundo ciclo ni siquiera se han iniciado.

Mapa 1. Los ríos de España.
Mapa 2. Las 804 masas de agua subterránea de España.
Mapa 3. En rojo, las masas de agua subterránea en mal estado.

El estado de los acuíferos era uno de esos temas que llevábamos mucho tiempo queriendo estudiar en profundidad. Nos los hemos ido encontrando en nuestras investigaciones. Sus daños, su sobreexplotación, la contaminación por los fertilizantes de la agricultura o los purines de la ganadería intensiva. Este proyecto de investigación realizado por DATADISTA para Greenpeace España muestra la radiografía más completa y actualizada de la situación de los acuíferos en España, con secciones dedicadas a algunas de las principales cuencas.

Queremos que todo el mundo conozca el estado del acuífero que tiene bajo sus pies, en el lugar donde pasa las vacaciones, en su población de origen. Por eso hemos desarrollado un mapa interactivo por el que puedes viajar con el ratón, geolocalizarte o poner una dirección y saber qué masa de agua está debajo, si está en buen o mal estado cuantitativo y químico, qué cantidad de agua tiene disponible al año para ser sostenible, cuánta se extrae en realidad y qué otros impactos sufre.

Los acuíferos han recibido atención cuando su mal estado ha afectado a ecosistemas que se suponían especialmente protegidos, como el daño a las Tablas de Daimiel, el Mar Menor o Doñana. Pero una buena parte de España, especialmente en los pueblos, ya saben que eso va mucho más allá. La relación entre agua superficial y subterránea es enorme, la bajada de los niveles freáticos de los acuíferos afecta al caudal de los ríos, seca manantiales y fuentes, convierte sistemas de río en lacustres, aislando sus aguas y facilitando su contaminación, y afecta al agua del grifo allí donde la población se abastece de agua subterránea.

Hay pueblos en Aragón donde los ayuntamientos tienen que repartir garrafas de agua en verano porque la del grifo supera el umbral apto para la salud en nivel de nitratos; en los pueblos del Alto Guadiana esperan que el año que viene la tubería manchega les traiga agua del Tajo para afrontar los problemas de la sobreexplotación y contaminación de los acuíferos de los que se abastecieron históricamente; en la cuenca del Júcar están acelerando los planes de puesta en marcha de las desaladoras de agua de mar que tuvieron años sin utilizar porque la contaminación y escasez del agua es ya un grave problema en muchas poblaciones, especialmente aquellas que tienen picos de demanda por la llegada de turistas en verano.

Estado según los planes de tercer ciclo de las CC.HH.

Por cuencas hidrográficas se puede ver cada apuesta económica. En el 80% del mal estado químico y la sobreexplotación de las masas de la cuenca del Guadiana se ve la apuesta por el maíz y la remolacha y luego por la puesta masiva del viñedo en riego. Tras el daño a los acuíferos del Guadalquivir está la puesta masiva del olivar en riego pero también la concentración de los frutos rojos legales e ilegales junto a Doñana. Y así, cada cuenca, es una foto de lo poco que se ha cuidado esta riqueza que la Directiva Marco del Agua nos obligaba a tener en buen estado en 2015, plazo que incumplimos; en 2021, plazo que hemos vuelto a incumplir como prueba esta investigación; y como última posibilidad, en 2027, salvo casos muy tasados en los que cabe acogerse a prórroga o a objetivos menos rigurosos. España ya da por hecho que el 19% de las masas no estarán en buen estado ni siquiera en 2027.

Acuíferos al límite: España daña gravemente sus reservas subterráneas de agua
El 44% de las masas de agua subterránea está ya en mal estado, ya sea por sobreexplotación, contaminación o ambas.

Seguimos en contacto en datadista.com y en redes.

Te has suscrito correctamente a DATADISTA
¡Genial! A continuación, complete el pago para ser socio de DATADISTA
¡Bienvenido/a de nuevo! Has iniciado sesión correctamente
¡Genial! Su cuenta está creada. Revisa tu correo para completar el proceso de registro e iniciar sesión.
¡Genial! Su información de facturación está actualizada.
Error al actualizar la información de facturación.
Tu enlace ha caducado.