Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

, 29 de noviembre de 2022

#65 La España donde la contaminación del agua ha llegado ya al grifo y cómo ha cambiado la gente que busca empleo en este siglo

  •   7 minutos de lectura

Como habrás visto por nuestras últimas investigaciones, en 2022 nos hemos centrado en investigar la situación de la gestión, control y situación del agua en España. Más allá de la sequía y la situación de los embalses hay un grave problema de contaminación y sobreexplotación de los acuíferos que ha hipotecado las reservas del futuro debido a una mala gestión hídrica por parte de organismos y administraciones de todo signo político.

En junio publicamos una investigación donde demostramos con datos y sobre el terreno el impacto que tiene la concentración de macrogranjas de porcino para producir carne barata en territorios como Aragón. En esa investigación te contamos como en esa comunidad autónoma ya había municipios con problemas de contaminación en el agua del grifo. En el tema que publicamos hoy te mostramos con datos cómo de generalizada es la situación en el resto del país.

Además, esta semana en que el INE ha dado a conocer la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre, nos centramos en entender con gráficos cómo ha cambiado la gente en edad de trabajar que tiene o busca empleo, que es a la que se refiere la definición de población activa. Es decir, quién sale en la foto del empleo. Las posibilidades de encontrar trabajo son fundamentales a la hora de determinar quién busca empleo y quién, por desánimo o porque se va del país, deja de hacerlo.

Cambia dependiendo del mes del año, porque no se pone a la tarea de buscar trabajo la misma cantidad de gente en verano, cuando se demandan numerosos empleos en este país de sol y playa, que en invierno, cuando la cantidad y tipo de demanda cambia; no ha tenido la misma evolución en el tiempo en lo que va siglo en hombres que en mujeres y además en solo dos décadas en las que se ha sucedido una crisis tras otra hemos tenido periodos en los que España ha sido tanto importadora como exportadora de mano de obra.

Arrancamos.

La contaminación de la agricultura y ganadería llega al agua del grifo en España

El acceso al agua es un derecho humano que está recogida en múltiples figuras de protección tanto a nivel internacional como en las diferentes normativas nacionales y regionales. El problema es que se incumple de forma sistemática la calidad de las aguas de abastecimiento humano. No solo es un problema en países en desarrollo. También ocurre en España.

Como os hemos contado en nuestra investigación SOS Acuíferos, la agricultura y la ganadería son los principales causantes del mal estado de los acuíferos, tanto de la sobreexplotación de las aguas como la contaminación debido a nitratos, pesticidas o arsénico en los acuíferos.

Este impacto ya afecta al abastecimiento humano en diferentes municipios del país y no es algo puntual. Según el análisis realizado por DATADISTA de más de 13 millones de registros de los resultados de los muestreos a aguas del grifo, entre 2016 y 2021 se han incumplido más de 100.000 veces los parámetros establecidos en el Real Decreto 140/2003 sobre criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano. Aunque la mayoría de ellos -el 60%- se debe a incumplimientos por detectarse altos niveles de concentración residual de cloro libre, el resto de parámetros ha ido adquiriendo protagonismo.

Esta información proviene del análisis del Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo (SINAC) que recopila todos los muestreos realizados a aguas de consumo humano proveniente de la redes de abastecimiento, lo que incluye tanto las que proceden de acuíferos como aguas superficiales y desalación. Este Sistema no distingue en los datos la procedencia de uno u otro origen pero en España, más de 14 millones de personas en España (30% de la población) bebe agua del grifo proveniente de aguas subterráneas, según el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO).

Te damos un dato: el 70% de los municipios en España que han tenido contaminación por nitratos en el agua del grifo se encuentran situados en zonas vulnerables a nitratos de origen agrario. Entre 2016 y 2021 se han registrado 4.115 incumplimientos en 411 municipios.

El 70% de los municipios afectados por contaminación por nitratos en el agua del grifo se encuentran situados en zonas vulnerables a nitratos de origen agrario (en color gris en el mapa). | DATADISTA

Para intentar poner freno a esta situación, el Parlamento Europeo aprobó en diciembre de 2020 una nueva directiva (2020/2184) para mejorar el control de todo el ciclo del agua que sale del grifo. En España esta directiva está pendiente de ser transpuesta mediante un Real Decreto que deberá ser aprobado en los próximos meses.

Artículo completo 👉 La contaminación de la agricultura y ganadería llega al agua del grifo en España

Crece el empleo, crece el paro ¿cuántos somos?

Esta semana, el Instituto Nacional de Estadística (INE) ha estado a tope con los datos económicos. Entre los principales, hemos conocido los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre del año, del que se espera cada año que sea la fiesta grande del mercado laboral español por ser el que coincide con el periodo estival en este país de sol y playa que lleva sesenta años sosteniendo buena parte de su economía en el turismo.

Las cifras principales muestran un incremento de las personas con empleo (77.700 personas ocupadas más que en el segundo trimestre de 2022) pero también un aumento del paro en la comparativa entre trimestres (60.800 personas paradas más que en el segundo trimestre de este año). La causa a que en la comparativa trimestral suba el empleo y suba el paro está, lógicamente, en la población activa, es decir, en cuántas personas en edad de trabajar no buscaban empleo y se han puesto a ello. Hay 138.500 personas más que aparecen en la foto estadística del INE que no estaban en el segundo trimestre del año.

Hoy te traemos este gráfico con la evolución de la población activa en España en los últimos 20 años. En un país con tanta estacionalidad laboral como el español en el que hay una variación importante entre un trimestre y otro, hemos cogido solo el tercer trimestre de cada ejercicio, el de temporada alta de verano, para hacer los datos comparables.

En 2002, la población activa del tercer trimestre estaba en 19.115.300 personas que buscaban o tenían empleo, muy lejos de las 23.491.900 alcanzado en 2012, curiosamente cuatro años después de que el estallido de la burbuja financiera y con ella la inmobiliaria descubriesen los débiles cimientos de la economía española.

Tanto en la subida como en la bajada de la población que busca o tiene ya empleo juega un protagonismo especial la población que llegó a España a trabajar en los años de la burbuja y se fue del país cuando el mercado laboral llegó a sus cotas máximas de tensión pero también personas nacidas en España que buscaron en otros países la oportunidad que no lograban aquí. De importadora de mano de obra, España volvió a ser exportadora de trabajadoras y trabajadores. El mínimo de población activa se alcanzó en 2017. En el tercer trimestre de aquel año, las personas con o en busca de trabajo en España eran 711.000 menos que en 2012.

Desde 2017 la cifra no ha dejado de aumentar, con el paréntesis de 2020 cuando hubo incluso un periodo, el del confinamiento, en que ni las personas pudieron buscar trabajo ni el INE hacer la encuesta en condiciones óptimas.

La cifra conocida esta semana es la mayor de la serie en población activa, superando incluso el máximo de la burbuja en un tercer trimestre al alcanzar las 23.525.900 personas que tienen y/o buscan trabajo.

Si dividimos la estadística en hombres y mujeres la imagen cambia bastante. Ni el pico ni el mínimo ni la evolución coinciden pero además vemos dónde está la clave del aumento de la población activa entre 2008, año del estallido de la burbuja, y 2012: en las mujeres.

El pico en ese periodo en la población activa de hombres sí está en 2008, cuando se alcanzaron los 13.199.400 hombres con o en busca de trabajo. En un sector muy masculinizado como el de la construcción, el primero en caer con el estallido de la burbuja, el efecto es claro. Sin embargo, las mujeres siguieron en busca de incorporarse al mercado laboral y su máximo en términos de población activa está en 2012, cuando se alcanzan los 10.709.600. De hecho, son ellas las que están ya por encima del pico máximo de población activa mientras que los hombres aún no han recuperado el techo marcado con la burbuja.

En lo ocurrido en las últimas dos décadas también tiene mucho que ver la evolución de la población activa extranjera, de nuevo con un gran protagonismo del periodo de la burbuja inmobiliaria, su estallido y la posterior recuperación de población activa pero aún lejos del máximo.

Una vez visto cómo ha ido cambiando esa base de gente con o en busca de trabajo, es interesante ver la evolución de los que buscan trabajo y no lo encuentran también por sexos, la población activa pero desempleada, donde se ve cómo el estallido de la burbuja colocó por primera vez el número de desempleados hombres que buscaban trabajo y no lo encontraban por encima del de mujeres, situación que desde 2016 volvió a revertirse.

Hasta aquí, la newsletter semanal. Seguimos en contacto en datadista.com y en redes: Twitter, Facebook, Instagram y Youtube.

Te has suscrito correctamente a DATADISTA
¡Genial! A continuación, complete el pago para ser socio de DATADISTA
¡Bienvenido/a de nuevo! Has iniciado sesión correctamente
¡Genial! Su cuenta está creada. Revisa tu correo para completar el proceso de registro e iniciar sesión.
¡Genial! Su información de facturación está actualizada.
Error al actualizar la información de facturación.
Tu enlace ha caducado.